Depilación láser solución médica

¿La depilación láser es buena para la salud?

La depilación láser generalmente se usa por cuestiones estéticas o incluso deportivas, pero hay más motivos: Puede ser una solución médica a algunos problemas de salud y de la piel en general.

Reducir la irritación y/o dolor de la piel, eliminar granos y evitar infecciones son algunas de las ventajas que aporta un tratamiento de depilación láser.

Pero estos no son los únicos casos en los que el láser ayuda a nuestra piel, sino que hay determinadas enfermedades en las que se obtiene mejoría en caso de realizar este tratamiento de depilación:

Depilación vello solución médica

Patologías que pueden mejorar con depilación láser

Foliculitis: Nace por la inflamación de los folículos pilosos (los poros en la piel en los que crece el bello) ocasionando pústulas (los típicos granitos) y picores. Normalmente se debe a roces con la ropa, uso de depilación tradicional (afeitado, cremas depilatorias, cera…), etc. Con la depilación láser se suprimen los folículos (disminuyendo la densidad pilosa) y por lo tanto se elimina el problema.

Hidrosadenitis supurativa: Esta enfermedad de la piel provoca la aparición de zonas inflamadas de las glándulas sudoríparas, siendo más común que se produzca en ingles y axilas. La depilación láser puede contribuir a reducir ese proceso inflamatorio.

Hipertricosis: Es el crecimiento excesivo del vello corporal, producido de forma local o general. Puede deberse a causas genéticas, reacción a algunos fármacos, alteraciones del sistema endocrino, etcétera.

Hirsutismo facial: Crecimiento del vello en determinadas zonas consideradas masculinas, como barbilla, abdomen, espalda, etcétera. Afecta al 10% de mujeres, con causas hormonales en la mayoría de casos. Junto a un tratamiento médico para tratar las causas de su aparición, la depilación láser es una herramienta muy eficaz para tratar el exceso de vello causado por esta patología. Son muchas las pacientes que acuden a Happy Láser para paliar este problema.

Quiste pilonidal o fistula sacra: Es una inflamación generada, mayormente, en el pliegue interglúteo, la piel situada entre las nalgas. Uno o varios pelos penetran en el tejido subcutáneo (vellos encarnados), haciendo que se infecte y de lugar a abscesos. La depilación láser en los pacientes con esta patología es la mejor solución sin duda para prevenir y evitar futuros casos de quistes pilonidales.

Vello encarnado, enquistado o subcutáneo: Se produce cuando el vello en crecimiento nace rizado y su punta penetra en el interior de la piel. Esto hace que infecte la piel de alrededor y forme pus.

Nevus piloso: Aproximadamente el 50% de este tipo de lunares desarrollan pelos en su superficie. No hay necesidad médica de eliminarlos, pero muchos pacientes optan por su eliminación debido a motivos estéticos.


Como ves, hay un montón de razones en las que la depilación láser es el método de depilación ideal. No obstante, es importante que consultes a tu médico en caso de sufrir algún tipo de afección; él va a poder aconsejarte mejor que nadie. Cuando te recomiende la depilación láser, acuérdate de Happy Láser 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *